Brisa

Caminando por la calle
llega el viento.

Susurra en mi oído
mi amada
brisa.

Me canta de amor,
agita mi cabello,
me envuelve en caricias,
me ama.

Ella viene, llega y se va,
para seguir amando,
a alguien más
que en la calle,
caminando,
abra su corazón,
y escuche al viento,
que es el carro
en el que
la brisa viene.

Comentarios

Más leídos